ActualidadRegión

La vuelta del tren en la región también debe mirar al sur

Por Carlos Bava

En la foto vemos un tren haciendo su paso por el barrio La Carolina, a 10 kilómetros de Rosario. Cuán descabellado es pensar una estación ferroviaria en ese lugar. En poco tiempo serán una 10000 personas las que vivan en un radio inferior a los 2000 metros. Hacer el recorrido diario, por pasajero, hoy cuesta unos 6000 pesos mensuales en los servicios interurbanos.

Nadie discute la importancia de restablecer el servicio ferroviario entre las ciudades de Cañada de Gómez y Casilda con Rosario. Claro que la lista continúa y la adhesión suma adeptos a la hora de plantear costos y tiempos que impactan directo en la calidad de vida. Hace décadas, incluso antes del ferrocidio de Menem, se habla de unidades y modalidades ferroviarias, pero nos quedamos en la utopía.

La zona sur del departamento Rosario ha sido una de las de mayor crecimiento de los últimos años, con barrios y emprendimientos inmobiliarios que se desarrollan a la vera de la ruta 18. Por nombrar podemos citar a Tierra de Sueños, J C Bacileuo, Kopp o Campiñas de Piñero; si nos vamos más al sur tenemos Arbilla 2, El Caramelo y Los Pinos. A esto tenemos que agregar los históricos barrios La Carolina, Arbilla 1, El Prado y Villa Mercedes.

Posibles Estaciones o Apeaderos para los servicios que unan las dos líneas férreas

Hoy se requiere garantizar servicios esenciales, además de agua potable, gas o cloacas es primordial brindar accesibilidad en costos y tiempo. Las miles de familias que se van radicando siguen vinculadas a la ciudad de Rosario, por elección o necesidad. El trabajo está en la ciudad, la escuela para los niños está en la ciudad y la atención médica también requiere que los vecinos deban desplazarse.

En el 2015 hablamos en el «Certamen Mosconi», de Villa Gobernador Gálvez, sobre la recuperación de la trocha angosta para los servicios de pasajeros en la región. Hoy parece lejano que Villa Amelia, Albarellos o Coronel Bogado tengan un tren; o Coronel Domínguez y Uranga. Para las última dos localidad la inversión sería mayor. Y cierto es, la realidad a la hora de contar el pasaje tal vez no justifique renovación de vías y material rodante.

Qué pasa si lo pensamos como área metropolitana? Qué pasa si lo empezamos a plantear para la zona neurálgica que mencionamos. Hoy, desde el kilómetro 2 hasta el 7 de la ruta 18 podremos contar más de 3000 viviendas entre las jurisdicciones de Alvear y Piñero. Si nos extendemos unos 4 kilómetros ya sumaríamos 1000 familias en un futuro cercano.

El eterno problema, para todo tipo de planificación ferroviaria por estos días, son los intrusamientos que se han generado por medio de asentamientos irregulares que impiden un libre acceso a la ciudad. Pero siempre hay un plan, evaluar un transporte multimodal no es imposible; y se podría llegar en un servicio ferroviario a estación El Gaucho (Avellaneda y Circunvalación) y desde ahí con un transporte urbano al centro.

Lamentablemente siempre hablamos de parches y soluciones alternativas para no abordar los problemas de fondo. Hoy Rosario, al igual que Córdoba, merece recuperar la red ferroviaria y los tan mentados trenes de cercanía. Al sur, norte u oeste deben empezar a correr servicios que desplacen en forma segura y eficiente al flujo de personas que hoy viajan mal y caro en el mejor de los casos.

En la provincia de Buenos Aires, luego de 26 años, recuperaron el tramo González Catán – 20 de Junio; y llegarán pronto a la estación Marcos Paz. La estructura y condiciones ferroviarias no distan al tramo Uranga – Coronel Domínguez – La Carolina (Oeste) y Km 290. Las condiciones de la vía principal que unirían Rosario – El Gaucho – Km 290 – Barrio Villa Mercedes – La Carolina (Este) – Arbilla 1 – Monte Flores y Villa Amelia son superior al tramo recuperado en el Gran Buenos Aires.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *