ActualidadCulturaNoticias

Se aprobó el protocolo para la reapertura de las salas de cine

Cámaras empresariales, sindicatos y sectores relacionados con el circuito de exhibición acordaron un protocolo con el Ministerio de Cultura para la reapertura de salas y complejos de cine, tras diez meses de cierre.

Las entidades representativas de la exhibición cinematográfica dieron un paso más para la reapertura completa de las salas y los complejos de cine de la Argentina, que permanecen cerrados desde hace casi 10 meses debido a la pandemia. Si bien hay salas funcionando en provincias como Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, Chubut y Santiago del Estero, la mayor parte del país no consiguió las autorizaciones correspondientes. El protocolo tiene 28 páginas y fue presentado por varias partes: sectores de salud, cultura, sindicales y la Superintendencia de Riesgos de Trabajo. El paso siguiente es que el Ejecutivo dicte un nuevo decreto eliminando la prohibición vigente o que cada provincia solicite la excepción, que fue lo que sucedió con las salas de teatro. De esta manera falta menos para disfrutar las películas en pantalla grande

Algunos puntos clave de la medida son: el uso de barbijo obligatorio y que las salas serán higienizadas y sanitizadas adecuadamente antes y después de cada función. Que habrá “burbujas sociales de recreación”, espacios compartidos de proximidad entre personas que concurren conjuntamente al establecimiento. Estas no podrán ser superiores a seis personas y estarán conformadas por butacas contiguas. La distancia entre butacas ocupadas deberá ser de 1,5 metros a 2 metros, como mínimo. Por cada butaca ocupada o butacas ocupadas por la burbuja social deberán dejarse dos butacas fijas libres a los lados de cada burbuja. También deberán estar libres las butacas que se encuentren inmediatamente adelante e inmediatamente detrás de cada butaca ocupada.

En cuanto a los horarios de las funciones, cada complejo y/o sala cinematográfica deberán establecer un cronograma, en función de su programación e instalaciones preexistentes, que minimice la congestión de público asistente al ingreso y egreso de las funciones. Para esto, el personal será debidamente entrenado y deberá contar con vestimenta y material adecuado para evitar contagios, mientras que cada sala deberá tener en lugares visibles las normativas sanitarias a cumplir para permanecer en el lugar. El protocolo da precisiones también sobre el accionar en lo referente a la recepción de proveedores y la manipulación de todo material implicado en la actividad comercial, del mismo modo en que prevé los pasos a seguir en caso de detección de un caso sospechoso entre los trabajadores o el público.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *