ActualidadNoticias

Molinos Cañuelas cede el 80% de su capital accionario a bancos acreedores

Es por una deuda de mas de U$S760 millones. Tomarían el control para reestructurar pasivos y buscar comprador

Molino Cañuelas, la agroindustria de capitales nacionales y mayor procesador de trigo de la Argentina, perteneciente a la familia argentina Navilli, cedería el 80% de su capital accionario a sus acreedores bancarios a cambio de concluir el proceso de reestructuración de deuda iniciado año y medio atrás. Pero esto no es todo, porque el plan también les permitiría a las entidades financieras contar con mandato de venta que buscarían ejecutar lo antes posible.

A mediados del año pasado Molinos Cañuelas había anunciado públicamente que contrataba a la consultora Lazard, que sería la encargada de salir a reestructurar una deuda de alrededor de u$s760 millones con un conjunto de bancos locales e internacionales. La piedra en el zapato de la empresa era que gran parte de su deuda estaba tomada en moneda estadounidense, por lo que las sucesivas devaluaciones complicaron aún más su operatoria que depende mucho del mercado local donde factura en pesos.

En el medio, el Banco Macro incluso presentó un pedido de quiebra de la compañía ante la Justicia comercial. En paralelo la empresa de Navilli consiguió otro crédito del BICE que fue clave para que pudiera seguir operando como lo está haciendo actualmente sin mayores sobresaltos en su estructura, pero con el claro objetivo de llegar a un acuerdo viable con sus acreedores locales e internacionales.

Así es que según trascendió Molinos Cañuelas estaría cerca de rubricar en las próximas semanas con sus bancos acreedores la cesión del 80% de su capital accionario y un mandato de venta a las entidades financieras. Sigue así el camino iniciado por la cadena de venta de electrodomésticos Garbarino que reestructuró una deuda por $4.000 millones y hoy los bancos acreedores pretenden venderla a un fondo de inversión que relanzaría la marca en breve. Según consta en los registros oficiales del Banco Central, la deuda de Molinos Cañuelas con entidades financieras locales asciende a poco más de $19.100 millones. Sus principales acreedores son el Banco Nación, HSBC, Santander y Provincia, entre otros.

La empresa tiene estas millonarias deudas porque en paralelo concretó un fuerte proceso de expansión en la Argentina. Quizás uno de sus mayores hitos fue la compra del negocio local de harinas de Cargill (en total, siete molinos) por 736 millones de pesos, una operación para la que antes consiguió el apalancamiento de un crédito del Banco Mundial de 80 millones de dólares.

Hoy es líder nacional en capacidad de molienda de trigo con alrededor de 3,2 millones de toneladas al año.

Además, la firma reconocida por la marca de bizcochos 9 de Oro, en los últimos años creció muy fuerte en el segmento de premezclas y productos con mayor valor agregado en las góndolas y para lograrlo invirtió 100 millones de dólares en su planta de producción dedicada a los alimentos congelados ubicada en la localidad bonaerense de Spegazzini, partido de Ezeiza.

Esta fuerte expansión tuvo un alto precio y la compañía se vio en la necesidad de salir a buscar capital de trabajo para refinanciar la fuerte deuda que fue tomando en los últimos años.

En una primera instancia organizó una IPO en la Bolsa local y en Wall Street con la que buscaba recaudar u$s1.141,6 millones. Pero en noviembre de 2017 comunicó que postergaba a la iniciativa ante “la alta volatilidad que presentaba el mercado”.

Con el correr de los meses su situación se fue agravando. A mediados de julio pasado inició la reestructuración de deuda que en los próximos días concluiría quizás con el peor escenario para la familia Navilli, ya que de esta forma perderá el comando de su empresa que prácticamente ya tiene cartel de venta.

Siendo esta una mas de las grandes corporaciones del mercado agroindustrial que cae producto de los vaivenes de la economía local, los precios internacionales, las fluctuaciones de la moneda estadounidense y los traspiés financieros que sufren empresas que buscan expandirse agregando valor e invirtiendo fuertemente en su proceso comercial. Esto sucede en paises emergentes como Argentina, donde las políticas financieras vienen acompañadas de permanente incertidumbre, altos procesos inflacionarios e inestabilidad cambiaria lo que hace que ningún panorama está claro a la hora de reinvertir.

 

SEBASTIAN CES

Perito Clasificador de Cerealesy Oleaginosos – mat. 8630

Analista en Comercio Exterior

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *