ActualidadNoticias

La triste impotencia de ser inquilino en la ciudad de Rosario

Según nos detalla Ariel D´Orazio (Concejalía Popular) el 2018 cerró con un 9% de incremento por sobre el aumento salarial promedio; y se necesitan 40.000 pesos para acceder al alquiler de un inmueble. Nuevamente pierden aquellos que no pueden acceder a la vivienda propia y caen en el sistema inmobiliario, hoy especulativo.

No es noticia el abuso impuesto por la mayoría de los locadores que van marcando el precio de los alquileres por sobre el aumento de los sueldos. Es cierto que hablamos de un negocio entre privados, pero lejos está su regulación en la voluntad legislativa, y la demora en su implementación perjudica a los inquilinos todos los años desde 2004.

Varios estudios posicionan a la ciudad de Rosario como la más cara del país y la más afectada, la crisis está provocando serios problemas en las economías familiares. La brutal caída en las ventas impactó de lleno y obligó el cierre de 300 locales en el último trimestre. Las familias deben pensar más de dos veces la mudanza a barrios retirados del centro, los precios para alquilar no difieren demasiado. Hoy los niveles de morosidad se han quintuplicado.

El incumplimiento de la constitución, el libre mercado y las especulaciones ponen en una situación límite a millones de argentinos en general y  miles de rosarinos en particular. Cada vez son más las voces y organizaciones que levantan la bandera para un marco que regule la actividad. Desde la Concejalía Popular defienden la vivienda única y el derecho de los inquilinos incondicionalmente.

Pensando el flujo de estudiantes que residen en la ciudad y los 40.000 pesos que se necesitan para alquilar un inmueble, sobre la situación y el escenario actual hablamos con Ariel D´Orazio:

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *