Desde el Var

ANTOINE EN EL EDEN: Por Santiago Izaguirre

Las figuritas de Antoine Griezmann y Eden Hazard ya eran codiciadas cuando la cita mundialista indicaba Brasil. Por entonces, Griezmann todavía no era dirigido por Simeone pero ya se destacaba en la Real Sociedad y su venta era inminente. Hazard, llegó a Brasil recibiendo piropos como: “Es probablemente el mejor jugador joven del mundo con la posibilidad de alcanzar a Ronaldo y Messi“. ¿La firma? Mourinho.

Antoine Griezmann – FootyRenders (4)Más allá de su rutilante actualidad de entonces, Antoine y Eden eran parte de dos selecciones sobre las cuales los amantes del fútbol, los que siguen el día a día de la globa, posaban especial atención. En 2014, Bélgica y Francia presentaron dos plantillas interesantísimas. Los belgas estrenaron su generación dorada y tropezaron en cuartos de final con una volea de Higuaín y un cerrojo defensivo ideado por Sabella. A los franceses un gol de Hummels puso fin a su sueño en la misma instancia.

En 2018, Bélgica y Francia se verán las caras habiendo superado aquella instancia y, como la fruta estacionada, con un plantel maduro y probado. Francia se cargó, con justicia pero sin elegancia, el grupo C, desnudó las falencias argentinas y se impuso, sin pasar calores, en un duelo cerrado frente a Uruguay. Bélgica ganó todos los partidos que jugó y varios de ellos para colgar en un cuadrito: se aprovechó de Túnez y Panamá, le mostró los dientes a una desmotivada Inglaterra, mostró carácter para mandar a Japón a su casa y se graduó contra Brasil con Hazard y Courtois como abanderados.

Eden Hazard – FootyRenders (1)Hazard anda en Rusia jugando sin saber que juega. Como los niños. Un compacto que circula en las redes sociales con todas sus intervenciones frente a Brasil es concluyente: Hazard la cuida como Riquelme y conduce como Aimar. Hazard llegó a Rusia como un eximio violinista y se va como director de orquesta.

Griezmann no tuvo actuaciones descollantes pero abonó en ventanilla, en tiempo y forma, la cuota goleadora que se le reclama a un delantero de su talla. Abrió la cuenta en el debut mundialista frente a Australia, gol a Argentina en octavos y otro en cuartos con la complicidad de Muslera. Mientras los flashes se van, y no es para menos, con Mbappé, Griezmann despliega su entrega al servicio del equipo. En Francia, el que no corre vuela. Pero con Simeone el que no corre, no juega. He ahí un diferencial para el Principito que no tiene problema en arremangarse y embarrarse.

Este martes se encontrarán en una semifinal impensada para los pronosticadores. Por esa llave, transitaban en los papeles España y Brasil, así como la selección de Sampaoli. Tiempo al tiempo, tanto galos como belgas llegaron a una instancia decisiva con los pergaminos de candidato. En tiempos donde la palabra proyecto está en boca de analistas probados y comentaristas improvisados, ambas selecciones muestran no sólo la importancia de generar recambios, trabajar a largo plazo sino también la enseñanza de la canción Zona de promesas: “tarda en llegar y al final hay recompensa”.

Related Posts

About The Author

Agregar un comentario